Chis Mexico
Sin categoría

La Jornada: Foro de la cineteca

Foto

▲ Fotograma de la cinta de la realizadora Payal Kapadia.

M

odelo para armar. Una joven estudiante, escuetamente identificada por la letra L, escribe cartas de amor al pretendiente de quien ha sido separada por un absurdo sistema de castas que le impide casarse con una persona de clase inferior a la suya. Esas cartas encontradas en una caja abandonada en un desván del Instituto de Cine y Televisión de la India, están dirigidas a un joven denominado K y aluden, no sólo a los amores contrariados de la pareja, sino en especial a la huelga estudiantil que en 2015 cuestionó en las aulas y en las calles el nombramiento a la cabeza de la vieja escuela de cine de un actor, ligado a la extrema derecha, por decisión del gobierno nacionalista del primer ministro Narendra Modi. Al registro epistolar lo acompañan una serie de videos caseros, fotografías, material de cámaras de vigilancia y anotaciones varias, a la manera de un diario íntimo. Todo ese acopio visual, organizado por medio de un montaje sobresaliente, constituye el documental Una noche de no saber nada ( A Night of Knowing Nothing, 2021), suerte también de video-ensayo, de la realizadora hindú Payal Kapadia.

Uno de los aspectos novedosos del documental de la joven cineasta es la incorporación, en una primera parte bastante hermética, de elementos subjetivos, casi oníricos, ligados a la experiencia sentimental de la protagonista, y que son el contrapunto de un registro más realista en lo que finalmente es un documental político sobre el hostigamiento y persecución de estudiantes en un país renuente a liberarse de sus prejuicios morales ancestrales. Las fuerzas policiacas refuerzan aquí una represión institucional y académica que tiene en la mira no sólo a la disidencia estudiantil, sino a minorías musulmanas identificadas con grupúsculos terroristas y que son perseguidas dentro de la misma escuela por un grupo derechista violento.

Una noche de no saber nada captura ese ambiente de incertidumbre y zozobra, al tiempo que expone las contradicciones de clase de algunos estudiantes en lucha, jóvenes privilegiados que ignoran las necesidades de las mismas personas, de clase popular, que los reprimen, en particular de las mujeres policías a las que la directora presta una atención especial. Hay una referencia directa al cineasta Pasolini, crítico acerbo de las complacencias de los estudiantes burgueses del viejo 68, en esta cinta que entremezcla cuestiones de clase y de género, de castas hegemónicas y de intolerancia religiosa. El resultado es un documental híbrido entre el señalamiento político y una subjetividad aleatoria, y que en el aspecto formal, más que en el temático, ofrece un gran despliegue de inventiva artística.

Se exhibe en la sala 7 de la Cineteca Nacional a las 14 y 18:15 horas.

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

La discapacidad se vive, no se padece, dice Sandra Jiménez; anuncia festival de cine

Chis Mexico

Raúl Criollo y Jorge Caballero: El estante de lo insólito

Chis Mexico

Alec Baldwin enfrentará cargos por homicidio culposo en rodaje

Chis Mexico