Chis Mexico
Sin categoría

Miguel Bosé lleva sus “Tacones lejanos” a Morelia

MORELIA, México (AP) — Justo 32 años después de su estreno, Miguel Bosé tuvo una función especial de la película “Tacones lejanos” de Pedro Almodóvar, que protagoniza con Victoria Abril, en el Festival Internacional de Cine de Morelia.

La película se estrenó un 23 de octubre de 1991 y la proyección se realizó el 23 de octubre de 2023 con el cantante y actor español desfilando por una alfombra roja, tomándose selfies con fans y respondiendo preguntas del público.

Una admiradora le regaló una piñata hecha a su semejanza y Bosé, quien estuvo acompañado por el presidente del festival, Alejandro Ramírez, y la cinefotógrafa mexicana Vicky Clay-Mendoza, develó una butaca con su nombre haciendo pases de torero, el arte de su fallecido padre Luis Miguel Dominguín.

El artista recordó sus inicios en el cine, anterior a su carrera musical, en la película “Gli eroi” (“Los héroes millonarios”) de Duccio Tessari. El director era amigo de su madre, la fallecida actriz y modelo italiana Lucia Bosè. Duccio estaba a punto de rodar una película en Egipto sobre la Segunda Guerra Mundial y necesitaba un actor. Bosé fue seleccionado para un pequeño papel, pero se quedó meses participando en el rodaje.

“Trabajé en producción, vestuario…”, dijo el lunes por la noche en Morelia. “Era un soldado alemán joven, me hacían una pregunta en alemán y yo le contestaba ‘ya’, me pegaban un tiro, me mataban, y ahí se acababa. Dije ¿Si esto es cine y encima te pagan ¡guau!, esto es un chollo, yo quiero hacer más cine”.

Después llegaron múltiples películas italianas como “Garofano rosso” de Luigi Faccini, “Giovannino” de Paolo Nuzzi y “Suspiria” de Dario Argento.

“Al final el cine para mí supuso independencia económica”, dijo Bosé, quien antes de ser actor estudió ballet y otros tipos de danza, incluyendo su paso por el Dance Center de Londres, pues tenía interés en trabajar en comedia musical.

“En Roma, antes de empezar a cantar, rodé como unas 15 películas y yo pensé en ese momento que mi vida se iba a ubicar en Roma, que iba a estar ‘devoted’ (dedicado) al cine y además tenía una novia súper linda, me quería casar, en fin, muchos errores más que no cometí”, dijo.

La oportunidad de actuar en “Tacones Lejanos” de Almodóvar, a quien dijo conocer desde “la movida madrileña”, un movimiento contracultural de la década de 1980, le llegó cuando estaba haciendo conciertos en Venezuela alrededor de 1990.

Para entonces, su carrera como cantante ya había despegado. Lo buscaban para interpretar un papel doble: a un juez que se inmiscuye en los casos sobre los que tiene que decidir y Letal, una transformista que canta en un club nocturno.

“No os puedo ni explicar lo que fue la construcción física del personaje”, dijo Bosé. “Cuando veáis a ese personaje acordaos, uno, que sigo conservando esas espléndidas piernas”, agregó provocando risas.

Bosé mide 1,86 metros, pero Letal medía 2,23 por sus tacones y su gran peluca rubia, por la que dijo que sufrió bastante. Incluso recordó que resultó herido.

“Me despertaba a las 3 de la mañana, a las 4 llegaba maquillaje”, dijo. Una vez “me habían tirado tanto la redecilla que me estaba sangrando, una de las puntas, la cabeza no la sentía”.

También requería pestañas postizas, medias de presión, medias de rejilla, fajas, minifalda, pechos de látex postizos “enormes, grandísimos, con el sostén”.

“Cuando veáis ahí que todo parece fácil, pensad en mí, compadeceos, y decid ‘¡ay! qué mérito tiene de haberlo hecho’”, dijo Bosé, quien incluso tomó un curso especial para mover sus manos de forma más femenina.

Compartió que las coreografías de Letal fueron su aportación, pero fuera de eso dijo que Almodóvar es un director al que no le gusta cambiar nada en los diálogos.

“Pedro es un avasallador”, dijo. “La frase es la frase, la coma es la coma, la pausa es la pausa”.

Pero Victoria Abril “le salvó la vida”, pues le ayudaba rebelarse y así proponer algo que sorprendiera al director. Recordó que la actriz le dijo: “Haz lo que te salga y si sale bien fenomenal y si no harás otra (toma) y sobre todo no se te ocurra hacer cómo la hace él, porque es muy buen director, pero es muy mal actor”.

Tras todos estos años en la música, el cine y la televisión, Bosé, de 67 años, dijo, sin embargo, que su verdadera vocación la descubrió más adelante en la vida.

“Creí que había nacido para la música, creí que había nacido para la biología marina, porque soy un buzo y ésa es mi gran pasión después de la música, pero ahora sé que he nacido para ser papá”, señaló.

Las coincidencias entre “Tacones lejanos” y la gala en el Festival Internacional de Cine de Morelia no sólo fueron en la fecha de la función.

En el filme de Almodóvar, Marisa Paredes interpreta a Becky del Páramo, la madre del personaje de Victoria Abril y una cantante consagrada a la que Letal imita en su show. Becky se va años a vivir a México. Bosé vive en México desde el 2018. Becky sufre en su vida amorosa y familiar, pero mantiene siempre una sonrisa en el escenario y se presenta ante el público incluso en los días más difíciles.

Bosé fue víctima recientemente de un robo violento en su casa en la capital mexicana estando presente con sus hijos.

“La vida es durísima; nosotros los que hacemos artes, los creativos, creo que el don más grande que tenemos es hacer parecer que todo lo que hacemos nosotros, que es muy complicado, sea fácil, no hay sufrimiento, solamente alegría”, dijo Bosé a un joven de 23 años que le pidió un consejo.

Al joven le compartió esto: “La pasión multiplica el efecto de cualquier cosa que hagas, la pasión no suma, la pasión multiplica al infinito, y tres otras cosas que hay que hacer a diario: trabajar, trabajar y trabajar”.

KJ

Enlace a la fuente

Notas relacionadas

Pamela Anderson es un libro abierto, por lo que la han quemado muchas veces

Chis Mexico

Pharrell es el nuevo director creativo de moda masculina de Louis Vuitton

Chis Mexico

Luego de 23 años de separación, se reúnen Los Tres, agrupación chilena de rock

Chis Mexico